Manual Instrucción Cósmica

El AVE del 2012

Ratio:  / 0
MaloBueno 

EL Yo Superior podría ser comparado con un GPS que intenta guiarnos para que transitemos por el camino más corto, pero a menudo acallamos esa voz porque nos incomoda

 

 

 

 

Soleika Llop

http://abriendoconciencia.blogspot.com

 

Según anuncian las profecías del calendario Maya, alrededor del 21 de diciembre de 2012, se producirá una alineación entre la Tierra, el Sol y el centro galáctico. La Tierra, a nivel simbólico, representa nuestra realidad material, es el reino cabalístico de Malkuth, el terreno en el que vivimos nuestras experiencias. El Sol representa nuestra voluntad de acción y el centro galáctico es el equivalente de nuestro núcleo divino, el cuartel general de nuestro Yo Superior.

Cuando estos tres elementos se alinean y siguen una misma dirección, sabemos hacia dónde dirigir nuestros pasos y pisamos con fuerza, confianza y determinación porque disponemos de la superabundante energía y de la inspiración que nos proporciona nuestro núcleo ígneo. En estas condiciones, ya no hace falta pedir ni desear nada porque el cosmos responde de forma automática y asombrosa a nuestras necesidades. ..

En condiciones normales, cuando no hemos empezado a transitar por las tierras de la conciencia, nuestra voluntad nos lleva hacia una dirección, las circunstancias tal vez por otro distinto y el Yo divino se impacienta mirando, ora hacia un lado, ora hacia otro, como si estuviera asistiendo a un partido de tenis, preguntándose: “¿Pero bueno, cuándo se van a poner de acuerdo esos dos para seguir mis directrices?”. Lo cierto es que quien no las sigue acaba llevando su barco a la deriva. O acaba cegado, como Edipo, que se clavó un cuchillo en los ojos cuando se dio cuenta de que se había casado con su madre (la materia, el mundo de las formas) y matado a su padre (el espíritu).

EL Yo Superior podría ser comparado con un GPS que intenta guiarnos para que transitemos por el camino más corto, pero a menudo acallamos esa voz porque nos incomoda. Y nos molesta porque a lo mejor nos induce a dar una vuelta o a pasar por un lugar que no estaba en el territorio marcado por la voluntad, pero que tal vez nos puede proporcionar interesantes experiencias.

El 21.12.2012 nos aporta fuerzas para que creemos esa alineación entre lo que promovemos, lo que experimentamos y ese GPS que sabe cuál es el itinerario más aconsejable. Podemos expresar metafóricamente lo que ocurrirá diciendo que en la mencionada fecha pasará un AVE, un tren de alta velocidad. Un medio etérico de loco-moción (como su nombre indica, se llevará a los “locos” que sueñan con nuevas aventuras espirituales, a los que son capaces de atravesar las paredes del andén 9 y ¾, como Harry Potter) ultra rápido que nos llevará a surcar los espacios cósmicos y nuestras múltiples dimensiones desde una frecuencia más alta.

Desde que la humanidad recibió el Cuerpo Mental –cuando los israelíes recibieron el maná en el desierto tras su éxodo de Egipto- han pasado muchos “trenes”, es decir que se nos han presentado múltiples ocasiones de alinearnos con nuestro Yo divino. Pero muchos eran trenes borregueros, de esos que se paran en todos los pueblos y que nos obligan a perder una gran cantidad de tiempo atendiendo infinidad de asuntos nimios y en los que a veces nos aburrimos de ver pasar la vida al ralentí. Porque los borregueros son muy lentos.

En cambio ahora, se nos anuncia el paso de un AVE, es decir, una oportunidad única e inmejorable de subirnos al tren de la evolución personal y del avance, el tren de la iluminación ya que su destino es el núcleo divino.

Cabe recalcar que cuando uno viaja en borreguero, la realidad que proyecta tiene esas mismas características, o sea cutre salsichera, como dicen en los pueblos. En cambio si uno se desplaza en AVE, las cosas se le materializan mucho más deprisa y puede conocer estaciones e instalaciones nuevas. Viajando en AVE cazamos las cosas más rápido, entendemos por qué nos pasan, abrimos nuevos canales de percepción y controlamos mejor nuestros procesos.

¿Te apuntas al viaje fantástico? Pues corre, que ya se han abierto las taquillas, reserva tu billete. Yo me pido First Class, puestos a viajar, que sea con todas las comodidades.

P.D. No tengo acciones en la Renfe.