Manual Instrucción Cósmica

Diferencia entre Extraterrestre y Alienígena

Ratio:  / 4
MaloBueno 

No necesita escudriñar los cielos para encontrar pruebas de una invasión alienígena. En lugar de eso, mire a su alrededor. Mire a todos aquellos que difunden el temor, venden la muerte y envenenan el planeta. Mire a todos aquellos que ocultan la verdad, para no ver amenazado el poder que derivan de mentir. Y mire a todos aquellos seres tristemente separados que tienen la audacia de dirigir la mirada hacia el universo creado y preguntarse si no habrá posiblemente alguien ahí fuera, al mismo tiempo que se arman hasta los dientes por si acaso lo hubiera. Esa es la invasión alienígena que tanto le preocupa, la que usted exterioriza y teme. También es la que le rodea y aquella con la que se ha acostumbrado a vivir durante miles de años.

 

MANUAL DE INSTRUCCIÓN CÓSMICA PARA LA EVOLUCIÓN PLANETARIA

 

Nivel I Palabras 
Mira funcionar el punto

 

Extraterrestre
Un extraterrestre no es un alienígena. Un alienígena es un alienígena. Un extraterrestre es un ciudadano responsable del cosmos, no un extranjero que va a la deriva entre las estrellas. Los extraterrestres son representantes de la luz, protectores de la vida, y amantes de los planetas. Son indígenas de cualquier planeta en el que se encuentren en virtud de su ciudadanía, independientemente de cual sea su planeta de origen.


Muchos de ustedes han llegado a creer que no pueden ser extraterrestres porque se sienten muy conectados a la Tierra y la quieren tanto. Nos permitimos sugerir que si aman verdaderamente a este planeta, es porque son extraterrestres. También sugerimos que su preocupación por este planeta era tan grande que se molestaron en enviar a lo mejor, en este caso, usted mismo.


La alineación y no el linaje es lo que define el significado del termino «extraterrestre». Aunque toda la vida emana de la misma fuente, no toda la vida esta alineada con esa fuente. Un extraterrestre es un ser que mantiene una armonía comprensiva con la esencia de su génesis.

 

Alienígena
Las gentes de este planeta han expresado un cierto temor neurótico acerca de una posible invasión de alienígenas. Ese temor se ha visto disparado debido a la incordiante sensación de que en un universo ilimitado tiene que haber otra vida inteligente. En una respuesta tipicamente xenófoba y egoísta, los gobiernos se están armando contra aquello que ya saben que es cierto. Esto, naturalmente, no lo sabe todo el mundo pero en los sistemas paternalistas de gobierno resulta que la información importante nunca es del conocimiento general. Los actos de gobierno se les ocultan a menudo a los propios gobernados, en nombre de la seguridad nacional. Esta afirmación no debe hacerle sentirse paranoide ni agitarle para inducirle a la revuelta política; se hace simplemente para mostrarle el comportamiento de un alienígena y el significado del termino.


No necesita escudriñar los cielos para encontrar pruebas de una invasión alienígena. En lugar de eso, mire a su alrededor. Mire a todos aquellos que difunden el temor, venden la muerte y envenenan el planeta. Mire a todos aquellos que ocultan la verdad, para no ver amenazado el poder que derivan de mentir. Y mire a todos aquellos seres tristemente separados que tienen la audacia de dirigir la mirada hacia el universo creado y preguntarse si no habrá posiblemente alguien ahí fuera, al mismo tiempo que se arman hasta los dientes por si acaso lo hubiera. Esa es la invasión alienígena que tanto le preocupa, la que usted exterioriza y teme. También es la que le rodea y aquella con la que se ha acostumbrado a vivir durante miles de años.


No sirve de nada temer una invasión de alienígenas cuando la invasión ya se ha producido y los alienígenas están aquí. Seria mucho mejor temer que en este planeta no se muestre nunca la verdadera inteligencia. Pero, en verdad, lo mejor que puede hacer es no temer nada en absoluto.

 

E.T. frente a alienígena
Ahora que ya ha aprendido la diferencia entre un extraterrestre y un alienígena, quisiéramos que se olvidara inmediatamente de esta distinción. El peligro de las definiciones es que, como conceptos mentales que son, separan una vez mas. Y esta misión no trata sobre la separación. Tampoco es una película del Oeste interpretada por un elenco de tipos buenos y tipos malos. Aquí se trata de luz, y de arrojar mas sobre este planeta. La invitación a entrar en la luz se extiende a toda la humanidad, incluidos los alienígenas, pues los alienígenas no son mas que extraterrestres que han elegido permanecer en la oscuridad, vivir en la mentira y ponerse un disfraz.


NOTA: En el momento de entrar en imprenta, sólo hay dos tipos básicos de personas en este planeta: extraterrestres y alienígenas. «Extraterrestre» es un termino de transición que será innecesario una vez terminada esta misión. En ese momento, ese termino se vera sustituido por el de humano. La toma de conciencia de su naturaleza extraterrestre formara parte integral, por lo tanto, de toda experiencia humana, y los alienígenas ya no ocuparan el planeta. Del mismo modo, también dejaran de tener significado otros términos transicionales, como «androginia». Surgirá dentro de cada ser un equilibrio entre lo masculino y lo femenino. Como resultado de ello, la palabra «androginia» será arrojada al montón de la basura, relegada al estatus de un termino innecesario que describe de modo superfluo lo que significa ser humano. Tenga en cuenta que las definiciones de este diccionario se escribieron para un mundo en transición, que se halla sometido a revisión. .


Suplantador 
Probablemente, la mayoría de ustedes habrán oído el termino suplantador, pero explicaremos aquí su significado en beneficio de quienes fueron enviados a puestos exteriores alejados. Un suplantador es un miembro de la misión que ha «entrado» en el cuerpo que estaba previamente ocupado por otro inquilino. La función principal del suplantador consiste en ayudar a los miembros de tierra de la tripulación que llegaron aquí de manera mas convencional para despertar su verdadera identidad, esperanzadamente antes de que termine la misión. Conserva buena parte de su conciencia interdimensional y puede moverse entre pautas disfuncionales a un ritmo acelerado, lo que lo hace muy valioso para los entumecidos y aturdidos miembros de la tripulación que llevan aquí toda su vida. Los suplantadores constituyen una unidad expedicionaria, la mayoría de cuyos miembros regresaran una vez cumplida la tarea de despertar este planeta. Los suplantadores son emisarios de la luz que sirven en la realización de esta misión del Programa de Intercambio Extranjero.

 

Gateadores
Ni siquiera los miembros mas urbanos e informados de esta misión habrán oído el termino gateadores, ya que acabamos de crearlo. Los gateadores son miembros del equipo de transición planetaria que optaron por entrar en este plano a través del proceso de nacimiento normal, actualmente traumático. Después de su llegada, la mayoría de ellos reevaluaron instantáneamente la situación y cambiaron su mentalidad, pero fueron incapaces de descubrir una forma para regresar.


La gran mayoría de los de este grupo se encamaron poco después de la Segunda Guerra Mundial, y su advenimiento fue puesto en marcha por el Proyecto Manhattan, que dio nacimiento a la era nuclear, y al posterior bombardeo atómico de Japón. La población local, que no sospecha nada, les suele llamar hijos de la explosión demográfica de la posguerra. Los gateadores constituyen la espina dorsal de esta misión. Si esta usted leyendo esto, lo mas probable es que sea uno de ellos, porque los «gateadores» son precisamente los que necesitaban este manual escrito.


OVNI

Algunas personas de este planeta están convencidas de que los ovnis han visitado realmente este lugar. La mayoría de la gente tiene la sensación de que esa es una alegación absurda hecha por parte de un grupo marginal cuyos miembros están basicamente locos. Esta percepción se ve apoyada por las instituciones gubernamentales, que juran y perjuran que los ovnis no existen, para lo que disponen de toneladas de información clasificada como de máximo secreta que así lo demuestran. Los defensores de la existencia de los ovnis aducen justamente que no hay necesidad de tener archivos secretos sobre algo que no existe. Les parece igualmente absurdo que las instituciones gubernamentales se nieguen simultaneamente a desclasificar y hacer públicos esos archivos aduciendo que esta en juego la seguridad nacional. La verdad es que la mayoría de la gente ni siquiera se ha detenido a pensar por un momento en esta inconsistencia, y ha aceptado la argumentación de que el gobierno no tiene necesidad de mentir y de que «papa lo sabe mejor».


Control de la Misión quisiera dejar bien clara esta cuestión, de una vez por todas. La facción favorable a los ovnis esta compuesta por aquellos que llamamos la gente «Ioca de atar
». Se sienten intrigados por los fenómenos tridimensionales y, en consecuencia, pierden la barca al mismo tiempo que buscan los barcos. Quienes creen que no hay nada en que creer se han visto sometidos basicamente a un buen lavado de cerebro por parte de los estamentos oficiales que desacreditan la cuestión, y también están por tanto fuera de onda. Las instituciones gubernamentales mienten a sabiendas y constituyen por tanto la mas desequilibrada de las tres facciones.


Naturalmente, existen vehículos tridimensionales de otros planetas. No obstante, no se trata de las naves por las que debieran preocuparse ustedes. Si un objeto se puede identificar como objeto volante no identificado, no se trata de uno de los vehículos que nosotros controlamos y tampoco forma parte de la flota de la Real Fuerza Aérea Celestial, que es el brazo armado de esta misión.


Nuestros vehículos no son tridimensionales; no obstante, están en posición a través de las pieles de ustedes en este preciso momento. Aterrizan allá donde quieren y cuando quieren, y no están utilizando ninguna «capa de invisibilidad» para ocultar su presencia. Se muestran descaradamente, visibles y sin tapujos, a los pocos que han traspasado la ceguera que aflige a la tercera dimensión.


No queremos trivializar su experiencia tridimensional, ni desacreditar los vehículos que viajan por esa dimensión. En la tercera dimensión hay numerosas entidades muy dulces que ayudan al cumplimiento de esta misión; no obstante, sus vehículos se encuentran catalogados definitivamente en la rama General Motors de esta expedición y no son representantes de la poderosa fuerza de vehículos de la quinta dimensión que ahora rodean la atmósfera de su planeta.

 

A medida que despierten, les resultara mas evidente y les llenara de respeto la presencia de vehículos de otras dimensiones. Como consecuencia de ella, perderá todo interés el controvertido tema de los ovnis tridimensionales, del mismo modo que el modelo Ford T ya no les emociona ni les preocupa lo mas mínimo.


NOTA: El propósito del articulo anterior no ha sido el de definir el ovni, sino el de aclarar algo del provincianismo planetario que rodea todo este tema. También ha pretendido ayudar a prepararle para el escándalo del «Cosmicgate», que se avecina, en el que saldrán a la luz el encubrimiento intergubernamental de la presencia extraterrestre, que pronto será conocido a nivel global. Como este articulo sirve para otra función y no es una verdadera definición, no se ha podido destacar en cursiva ninguna de sus partes.


NOTA: Por cuestiones de claridad, ofrecemos ahora una breve descripción de las dimensiones. La tercera dimensión es aquella en la que usted vive actualmente y por la que se halla en periodo de transición. Es la que considera como la suma total de la realidad. La cuarta dimensión se cita a veces como el plano astral y existe como una dimensión en la sombra de la tercera. Lo mismo que esta es también una dimensión de polaridad y esta habitada por lo que ustedes llaman «espíritus» y entidades desencarnadas. Esta dimensión ha perdido el favor del pensamiento del materialismo científico y se ha visto reducida al rango de creencia primitiva y supersticiosa, una creencia que impregnó el mito humano, hasta que todos ustedes lo superaron y acabaron por despreciarlo.

 

Quizás le sorprenda saber que la verdad no exige que usted la reconozca como tal para que funcione, y la cuarta dimensión ha conseguido seguir existiendo a pesar del rechazo por parte de ustedes. La quinta dimensión aparece en sus sistemas simbólicos como «cielo» y, en comparación con la tercera dimensión, lo es. Se trata de una dimensión de luz y amor, y esta totalmente libre de las ilusiones de la dualidad y la separación. La quinta dimensión no es en modo alguno el final de la hilera, sino solo el siguiente paso en su evolución planetaria. La creación contiene en realidad un numero infinito de dimensiones, en muchas de las cuales habitan ustedes simultáneamente.

 

Esperamos que esto les haya aclarado suficientemente el tema.

 

Al habla el Control de la Misión. Damos por terminada esta transmisión.

 

Más información en http://www.tartessos.info/canal/control_mision00.htm